Presentación

 

DSC_0564.JPGJAVIER LICEAGA ( San Sebastián 1966) Eligió el arte para sustentar un estilo de vida y hoy es una seña de identidad de su persona. ” He buscado que el arte sea un elemento constructivo en mi curso vital, una forma de situarme en la realidad y de comunicarme en el entorno.”

Sí repasamos su vida enseguida asoma que la incomprensión del mundo en el que vive, le lleva en sucesivas ocasiones a viajar para explorar la libertad. Hay un romanticismo natural en su afán por buscar en espacios lejanos un sentimiento vital. Javier ha recorrido el Mediterráneo,  África y  Latinoamérica. Se movía con lo mínimo, con una mochila. Han sido caminos que le han permitido alcanzar nuevos estados de crecimiento personal. En sus viajes persigue la aventura, la vida en sí misma. ” He viajado por la experiencia personal porque creía que esa experiencia construiría mi persona.”

En el 2010 comienza un nuevo proyecto por Latinoamérica. ahora dispone de más medios que en anteriores ocasiones y el año programado se dilató año y medio. Lleva su cuaderno y los lápices en la mochila. Trabaja el retrato, su pintura es realista y el fin es siempre comunicar. Quiere empatizar con la gente que forma parte de su camino. Dibujar personas y regalarles sus retratos es una forma de dar permanencia a su paso de viajero.

Los últimos años Javier ha vivido en Cantabria, entre estos bosques y acantilados tan parecidos, pero tan diferentes a los de su tierra natal. Trabaja plenamente dedicado a la pintura, centrado en el retrato y el paisaje; el dibujo. Se mueve entre la visión de la naturaleza, la línea del mar y la búsqueda de paz. Recrea el orden y el equilibrio que proporciona la contemplación. Lo figurativo deja paso a un idealismo reposado, a la expresión del sentir.

En estos años el artista explora la belleza, tanto en su interior como a su alrededor. El resultado es una producción madura pero en constante construcción creativa.

Raquel Conde Peñalosa

 

dsc_0550

 

 

Anuncios